Thursday, Jan 18th

Last update12:51:35 AM GMT

En Nuevo Pais Digital > GRALP Grupo de Recuperación A Largo Plazo de Caguas Adiestramientos que Salvan Vidas

Adiestramientos que Salvan Vidas

Cientos de ciudadanos se adiestran o se han adiestrado en estos días para saber cómo reaccionar ante una situación de desastre sin tener que esperar a que representantes del gobierno vayan a su rescate.

Esa preparación es liderada por los llamados Grupos de Recuperación Comunitaria, que apuestan a la autogestión de los residentes de núcleos vecinales para garantizar una respuesta oportuna ante una emergencia, indicó Jorge Jiménez, subcoordinador de la iniciativa.

“La idea contempla capacitar ciudadanos comunes y corrientes en las funciones esenciales para manejar la situación durante este periodo de desamparo”, comentó Jiménez sobre el periodo entre el desastre y la llegada de las brigadas de rescate.

Los adiestramientos son iniciativa del Grupo de Recuperación a Largo Plazo de Puerto Rico -integrado por organizaciones cívicas, comunitarias y religiosas- y la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias. Hasta ahora han impactado a grupos de ciudadanos en 40 de los 78 municipios y aspiran a llevarlos a todos los pueblos, indicó Jiménez. Se estima que unas 415,000 personas viven en áreas inundables o susceptibles a deslizamientos en todo el país.

Tras una etapa de estructuración y planificación, estrenaron el proyecto en la comunidad La Mesa en Caguas, donde, tras el paso de la tormenta Irene el año pasado, los residentes quedaron incomunicados. Allí, expertos certificados ofrecieron los talleres, que se imparten los terceros sábados de cada mes mientras dure la iniciativa y que se organizan mediante acuerdos entre agencias federales, estatales, municipales y entidades privadas.

Cada uno de los participantes, recibe un certificado por su capacitación en las cinco fases de manejo de desastres, que son la prevención, preparación, respuesta, recuperación y mitigación. “Estos talleres ayudan a los ciudadanos a verse como un agente participativo y agente autogestor en el apoderamiento de la comunidad”, dijo Jiménez.

Además, estos grupos enriquecen las relaciones entre vecinos, mejoran la calidad de vida y la seguridad de la comunidad, al tiempo que reducen las actividades delictivas.

Los miembros deben estar preparados para actuar rápidamente luego de un desastre natural, ayudar a salvar la vida del mayor número de personas, identificar las necesidades de la comunidad y proveer asistencia sin duplicar los esfuerzos de otras agencias, además de trabajar en conjunto con ellas.

Jiménez entiende que, además de darles las herramientas prácticas para enfrentar un desastre natural, esta iniciativa ofrece a las comunidades herramientas que pueden ayudarles a construir un futuro mejor.


blog comments powered by Disqus